Le pusieron un alacrán en la panza

Le pusieron un alacrán en la panza

Un grave caso de bullying ocurrió el viernes pasado en la ciudad de Córdoba, cuando un niño de ocho años debió ser internado tras sufrir una picadura de alacrán, el cual -según las primeras informaciones- fue colocado a propósito en la zona abdominal por sus propios compañeritos de colegio.

El caso de bullying se dio a conocer a través de Miguel, un taxista de la ciudad que trasladó, alrededor de las 18:30, a la mujer y al pequeño al Hospital de Niños, de acuerdo a lo publicado por Cadena 3.

"Iba desesperada, porque al hijo de 8 años, que va a la escuela que está ubicada en avenida Castro Barros, los compañeritos le habían puesto un alacrán en la panza porque era un gordito, y el alacrán lo picó", relató el taxista a radio Suquía.

Según Miguel, la mujer le confesó en el viaje que "no era la primera vez que este chico (un compañero) amenazaba a su hijo, ya lo habían intimidado con un cuchillo en otra oportunidad".

Ante el relato de la madre, el conductor le sugirió que realizara una denuncia. En el camino al centro médico, la mujer habría recibido la llamada de una maestra del niño.

Según informó Radio Suquía, la doctora Cecilia Angulo, del Hospital de Niños, confirmó el hecho de que un menor de ocho años había ingresado el viernes por la tarde con una picadura de alacrán.

"El niño está internado en la Unidad de Cuidados Intermedios. Permanece estable, está hipertenso, con muchos vómitos y dolor abdominal. Pero durante las primeras horas viene evolucionando bien", indicó.